Email info@campodemarte.es Telefóno +34 666 529 506
Email info@campodemarte.es Telefóno +34 666 529 506

Marketing digital o cómo comerse un elefante

¿Sabes cómo podrías comerte un elefante? Un bocado detrás de otro.

Es imposible comerse un elefante de un solo bocado. Este consejo se me ha quedado grabado porque ha sido increíblemente útil en mis estudios, en los negocios, en las campañas y en particular, en el mundo de las startups. Cuando las empresas empiezan, a menudo tratan de capturar un enorme crecimiento vertical (y a veces horizontal también), sin realmente comprender el calendario y las habilidades necesarias para comerse al elefante. Y tratan de comérselo de un solo bocado.

Lo mismo me ha ocurrido con muchas empresas cuando abordan su transformación al mundo digital y comienzan a trabajar sus planes de marketing digital: quieren dirigirse a todo tipo de público, lanzar montones de emails, crear una gran página web, tener perfiles en todas las redes sociales habidas y por haber y comenzar a captar leads como posesos.

Así que uso esta lección que aprendí: en el marketing digital, no trates de comerte el elefante de un solo bocado. Perderás, rápidamente. Sé muy específico en la selección de un claro segmento que se pueda ganar, y ofrece un producto que encante a la gente. Machaca ese segmento. Bloquea el ruido alrededor de otras cosas, incluyendo la prensa (porque es más difícil de escribir un buen código de lo que es escribir un buen comunicado de prensa), y céntrate exclusivamente en tomar pequeños bocados para ganar en el estanque que has elegido para nadar.

Al crear algo que le encanta a la gente, puedes escalar. Crecer en progresión es imposible si no se ha afianzado primero tu producto. Y afianzar un producto requiere un foco tan preciso como un puntero láser. Los emprendedores pueden sentir que podrán con la tarea de comerse el elefante de una sola vez, pero eso es algo harto improbable. La respuesta es tener una planificación clara de pasos digeribles (KPI) para obtener resultados y un buen equipo o partner que te apoye. No importa cómo, sólo importa seguir adelante. Lo que pueden parecer retos insuperables pueden conseguirse atacando bocados más pequeños y manteniendo los ojos en el premio.

Tomemos a Uber como ejemplo -que se han comido un elefante, pero lo han hecho de un bocado cada vez- un servicio de coche que empieza en una ciudad, a continuación, unas pocas ciudades, y poco a poco se construyó una plataforma que ha crecido tanto vertical como horizontal de forma tremenda en todo el mundo.

Incluso en este proceso algún bocado se te puede atragantar (como España para Uber) pero no es nada comparable si el mismo problema le hubiera ocurrido en cientos de ciudades o países en un lanzamiento global.

Tal vez todo esto sea una reflexión obvia, pero es algo que muchas veces se pasa por alto y entonces surgen las frustaciones. El marketing digital maneja tantas o más variables que el marketing convencional e incorpora una particularidad fundamental: existen muchas maneras de medir su impacto real. A su vez requiere una mayor especialización tecno-creativa en las personas que lo desarrollan, dada la complejidad de algunas de estas variables (SEO, Optimización y UX Web, automatización del marketing, email marketing, publicidad online, redes sociales, aplicaciones y un largo etc.). Sin embargo muchas empresas siguen empeñadas en hacerlo todo de golpe y con una sola persona. Basta leer los anuncios de Infojobs donde se publican ofertas solicitando candidatos con conocimientos y experiencia en diseño web, SEO, SEM, manejo de CMS, gestión de redes sociales, analítica web, link building, creación de contenidos, manejo de métricas y herramientas, conocimientos en diseño y manejo de Photosop, Illustrator y programas de edición de video. Más inglés, off course. Pero en la práctica esto se convierte en un enorme elefante al que no hay por dónde meterle mano, la sinfonía tocada por el hombre orquesta suena fatal y los resultados brillan por su ausencia. Acaban auto-convencidos de que el marketing digital no es para ellos y mantienen una actitud testimonial respecto al mismo. En lugar de planificar las tareas, priorizarlas, analizar sus interacciones y ejecutarlas en un orden acorde a su capacidad de digerir bocados.

Tómate tu tiempo y sé metódico y constante, y acabarás comiéndote al elefante.

Si quieres profundizar un poco más en el marketing digital, quizá esta guía te sirva de ayuda.
Desarrollar una estrategia de green marketing en 7 etapas
19/12/2017
¿Qué lecciones puede aprender el marketing sanitario del escándalo de las prótesis de silicona o de la demanda a Yelp?
19/12/2017
8 Brillantes ejemplos de Marketing Sanitario
19/12/2017